El sistema nacional de salud está conformado por entidades prestadoras de servicios del Minsa, Essalud, gobiernos regionales, sanidad del INPE, municipalidades, establecimientos de las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y privados. 
El pleno del Congreso de la República aprobó un dictamen que declara en emergencia el sistema nacional de salud y establece la conformación de una comisión mixta que tendrá que formular, en un plazo de 120 días, un anteproyecto de ley para reformar el sector.

Omar Merino, titular de la Comisión de Salud, sustentó la propuesta y señaló que el coronavirus ha encontrado a un sistema de salud “con débil rectoría, fragmentado, precarias estructuras y una injusta política de recursos humanos”. Hasta el cierre de este informe, el pleno con temática de salud que inició a las 11 a.m., solo había discutido uno de los cinco dictámenes agendados.

La norma fue aprobada por 128 votos a favor, ningún voto en contra ni abstención. Asimismo, fue exonerada de segunda votación.

También declara de interés nacional y necesidad pública el incremento progresivo del presupuesto público del sector salud hasta llegar al 8% del Producto Bruto Interno (PBI), en el período de 3 años. Diethell Columbus, vocero de Fuerza Popular, votó a favor con sus colegas, pero criticó en diálogo con El Comercio: “Aprobar un artículo que empieza con una exhortación implica simplemente una declaración política y ello no conlleva que se haga realidad lo que se pide porque depende del Poder Ejecutivo. Agregarle un plazo a un tema declarativo es un absurdo, pues si el Gobierno no lo ejecuta, no pasará nada en la práctica.”

Según lo aprobado, en un estado de excepción producto de pandemias, el Ministerio de Salud asume la conducción administrativa de direcciones regionales de salud, sanidades de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

En tanto, la comisión mixta estará formada por 14 miembros de distintas instituciones y tendrá un órgano consultivo de 4 integrantes.

Aunque saludaron algunas propuestas, especialistas consultados por El Comercio sobre el dictamen inicial y sus planteamientos cuestionaron que este y otros textos agendados no hayan sido consultados con ministerios e instituciones especializadas. César Cárcamo, profesor e investigador de la Facultad de Salud Pública y Administración de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), advirtió que podría plantearse una reforma apresurada considerando el año electoral, por lo que sostuvo que es un asunto delicado.

Flor de María Philipps, directora del MBA en Salud de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) resaltó que una reforma es un proceso continuo. En tanto, el exviceministro de Salud, Gustavo Rosell de Almeida, dijo esperar que no se trate de un nuevo intento frustrado de reforma.