En Italia declaran cuarentena en todo el país

Caos y amotinamientos. Toman medidas de urgencia para evitar propagación del virus. Prisiones se convierten en campos de batalla. Autoridades penitenciarias reportaron muertos y la huida de centenares de reos. OMS advierte sobre riesgo de pandemia.

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, pidió el lunes a todos los italianos “evitar los desplazamientos” en el territorio, prohibió las reuniones públicas y dispuso que los centros educativos permanezcan cerrados hasta el 3 de abril, para frenar la epidemia del nuevo coronavirus.

"Voy a firmar un decreto que se puede resumir así: 'Me quedo en casa'. (...) Toda Italia se convertirá en una zona protegida", afirmó Conte en un tono dramático, en una rueda de prensa en la sede del Gobierno en Roma.

Las medidas no prevén "limitar el transporte público, a fin de garantizar la continuidad" de la actividad económica "y permitir a las personas ir a trabajar", precisó el primer ministro.

A esto "añadimos también la prohibición de las reuniones exteriores y en los locales abiertos al público", manifestó.

El cierre de las escuelas y universidades, inicialmente previsto hasta el 15 de marzo, estará vigente hasta el 3 de abril, agregó.

El Gobierno italiano ordenó también la suspensión del campeonato de fútbol. “Lo siento, pero los ‘tifosi’ tienen que aceptarlo”, declaró Conte, sin precisar si la medida afecta a los partidos de competiciones europeas.

"No hay tiempo que perder. Las cifras nos dicen que tenemos un aumento significativo de los casos de contagio, de personas hospitalizadas en cuidados intensivos y, desgraciadamente, también de personas fallecidas. Debemos cambiar nuestros hábitos. Tienen que cambiar ahora", advirtió.

Por ello, "he decidido adoptar de inmediato medidas aún más severas, más fuertes", agregó el primer ministro.

Estas nuevas medidas draconianas están inscritas en un decreto que entrará en vigor el martes en toda Italia, de 60 millones de habitantes.

Las medidas amplían una zona de cuarentena (de unos 15 millones de personas) que Italia había impuesto el domingo para regiones del norte,

Motines en prisión

Activistas de derechos humanos advirtieron del riesgo de rebelión carcelaria generalizada en rechazo a la prohibición de visitas y suspensión de permisos de salida en el marco de las medidas para evitar la propagación del coronavirus dentro del país.

El domingo murieron seis reclusos en una serie de motines que estallaron en al menos diez presidios italianos en rechazo a las drásticas medidas gubernamentales, según la organización de defensa de derechos de los detenidos Antigone.

En las cárceles de Bérgamo y Módena, ciudades del norte dentro de la zona de contención establecida por el Gobierno, así como de Nápoles, Salerno, Bari y Roma se han registrado motines.

Al menos 50 presos han huido de estas cárceles y 38 han sido capturados y devueltos a prisión, mientras que la Federación de Sindicatos Autónomos de la Policía Nacional Penitenciaria de Italia ha denunciado que el número es mayor y al menos 300 presos permanecerían prófugos, mientras que los capturados serían 70.

“Amenaza de pandemia se volvió real”

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este lunes que la “amenaza de una pandemia se volvió muy real” por el nuevo coronavirus.

Tedros Adhanom lanzó otro mensaje de esperanza, al decir que "la mayoría" de los afectados se recuperará. Subrayando que de los "80.000 casos detectados en China", cuna de esta epidemia, "más del 70% ya se ha recuperado".

La OMS también instó a los países a no rendirse ante el coronavirus bajo el pretexto de que afecta a los más ancianos.“No hay tiempo que perder. Las cifras nos dicen que tenemos un aumento significativo de los casos”.

grupo larepublica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *